El 29 de noviembre de 1932, a las 18h, el Sr. Voisin pide a sus hijos Fernanda (15 años) y Alberto (11 años) de ir a buscar a su hermana, Gilberta (13 años) en el colegio de las Hermanas de la Doctrina Cristiana, de Nancy. En el camino, los niños invitan a sus amigas Andrea Degeimbre (14) y a su pequeña hermana Gilberta (9 años) para que los acompañaran.



Cuando Alberto había tocado la puerta del pensionado, se dio la vuelta y vio a la Virgen María caminar en el aire sobre el puente del ferrocarril, que domina la carretera de Rochefort. Su hermana y sus amigas incrédulas se dan vuelta y ven ellas también a la “hermosa dama”. La hermana Valeria les abre la puerta. Los niños le señalan la presencia de la Virgen.



No creo en sus bromas, les dice la hermana y va a buscar a Gilberta a la sala de estudio Cuando ella llega sin saber lo que pasaba, al abrir la puerta, ella también ve a la Santa Virgen caminar en los aires sobre el puente. Asustado, los niños vuelven a sus casas corriendo, se prometen de volver al otro día, a la misma hora para buscar a Gilberta.



El día 30, la Santísima Virgen se les aparece nuevamente sobre el puente; también el 1 de diciembre, pero desaparece para aparecer cerca del acebo (a la derecha del podio actual), desaparece nuevamente; luego se muestra bajo una rama del espino, cerca de la puerta de entrada del jardín. Es ahí donde María se manifestará unas treinta veces, hasta el 3 de enero de 1933.



El día 30, la Santísima Virgen se les aparece nuevamente sobre el puente; también el 1 de diciembre, pero desaparece para aparecer cerca del acebo (a la derecha del podio actual), desaparece nuevamente; luego se muestra bajo una rama del espino, cerca de la puerta de entrada del jardín. Es ahí donde María se manifestará unas treinta veces, hasta el 3 de enero de 1933. A partir del 29 de diciembre, los niños perciben, entre sus brazos abiertos en signo de adiós, su corazón todo iluminado, tal como un corazón de oro, es por eso que se llama: Nuestra Señora de Beauraing, la Virgen del Corazón de Oro.

El 8 de diciembre, los niños caen en éxtasis, más de un cuarto de hora. “Ella era más bella que nunca!” El 17de diciembre, María pide “capilla”. El 21 de diciembre, a la pregunta : “Díganos quién es usted”. María es llamada “Yo soy la Virgen Inmaculada”. El 23 de diciembre: ¿Por qué vienes aquí? – “¡Para que vengamos aquí en peregrinación!” A partir del 30 de diciembre, Marie revela la esencia de su mensaje.

El 30 de diciembre: “Orad, orad mucho” 1 de enero: “Orad siempre”. El día 3 de enero, Marie da un secreto a los tres más jóvenes. Ella promete: “Convertiré a los pecadores”. Ella se llama a sí misma “Soy la Madre de Dios, la Reina del Cielo”. Ella pregunta: “¿Amas a mi Hijo, me amas a mí?” “Entonces, sacrifícate por mí”. “Adiós.”



Dos curaciones han sido reconocidas como milagrosas. El culto fue autorizado el 2 de febrero de 1943. La autenticidad de los hechos reconocidos el 2 de julio de 1949 por Monseñor Charue, obispo de Namur. Los cinco niños que vieron a la Virgen ya están muertos. La más joven, Gilberte Degeimbre, falleció el 10 de febrero de 2015. Ella nos da su testimonio en un video de 47 minutos. Muchos peregrinos vienen hoy para orar a la Virgen con un corazón de oro.